[1]
J. R. Villalón Sorzano, «Una prueba de la existencia de Dios basada en el concepto de evolución cósmica1», CIEBA, vol. 12, n.º 1, pp. 28-53, ago. 2012.